Fiscalía de trama rusa mantiene los cargos contra exjefe de campaña de Trump

miércoles, 15 de agosto de 2018 03:38 pm

Los abogados del fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller, mantuvieron este miércoles los cargos presentados en un primer momento contra Paul Manafort, el exjefe de campaña del ahora presidente de EEUU, Donald Trump, lo que podría implicar que pase el resto de su vida en prisión.

Durante la argumentación final del juicio contra el exestratega, el equipo de Mueller mantuvo el mismo relato sobre Manafort que ha esgrimido durante las más de dos semanas que lleva el juicio, que se celebra en el tribunal federal para el Distrito de Virginia Este.

“Les pedimos que declaren culpable al acusado de todos los cargos presentados”, solicitó el abogado de Mueller mientras miraba al jurado popular que deberá decidir sobre la culpabilidad de Manafort en los 18 cargos por fraude bancario y fiscal que se le imputan después de ocultar 60 millones de dólares en el extranjero.

Todos esos delitos, tal y como recogen los investigadores en los documentos judiciales registrados hasta la fecha, podrían acarrearle una condena por la que terminaría sus días entre barrotes.

Los miembros del jurado volvieron a escuchar la postura de los investigadores sobre Manafort, así como detalles sobre comportamiento: un multimillonario, amante de los lujos, que falsificaba datos para defraudar según le parecía.

Manafort encara el 17 de septiembre su segundo juicio en el marco de la trama rusa en una corte de Washington, donde se ha declarado no culpable.

El fiscal especial Robert Mueller investiga desde mayo de 2017 de manera independiente al Gobierno los posibles lazos entre miembros de la campaña de Trump y el Kremlin, al que las agencias de Inteligencia de EE.UU. acusan de interferir en los comicios presidenciales de 2016.

Manafort supuestamente trabajó entre 2006 y 2017 para Gobiernos extranjeros, incluido el Ejecutivo prorruso del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), y para oligarcas rusos, a los que ayudó a mejorar su imagen en Washington sin comunicárselo a las autoridades EE.UU., lo que constituye un crimen.

El proceso contra él es producto de la investigación de Mueller, pero no está relacionada directamente con las actividades que desempeñó entre marzo y agosto de 2016 en la campaña de Trump, donde llegó a ser el jefe hasta que se vio obligado a dimitir por ocultar el cobro de 12,7 millones procedentes de Yanukóvich.

Fuente: EFE

Sobre Gabriel Ybarra