El invento consiste en una cinta de silicio cien veces más delgada que un cabello humano y con millones de nanoestructuras que detectan y transmiten eficazmente información codificada en luz cuántica, según un comunicado de la Universidad Nacional de Australia.

“Nuestro dispositivo ofrece una solución compacta e integrada para la manipulación de la luz cuántica. Está fabricado con una técnica similar a la que utilizan Intel y Nvidia en la fabricación de chips de computadores”, explicó Kai Wang, miembro de la investigación publicada en la revista Science.

Fuente: GV