Vuelven los maltratados Por: Beltrán Haddad

domingo, 16 de septiembre de 2018 10:42 am

No hay dudas de que hemos vivido situaciones difíciles, que persisten bloqueos, amenazas y carencias, pero estamos en momentos inesperados en lo que vamos siendo. Por supuesto, no dejaremos de ubicarnos en la fase de ese diagnóstico del que nos habla Foucault y siempre estaremos atentos a lo desconocido y hoy más que nunca para lo impredecible en el tiempo que queda de estos momentos tormentosos que aún confrontan los venezolanos que aquí, en esta madre tierra, se quedaron para no dejarla sola y mucho menos permitir que vengan a pisotearla.

Nunca el país había sido víctima de tanta saña de sus enemigos internos y externos, al punto de maltratar a venezolanos con la xenofobia, pero sabemos quiénes la instigan. La discriminación contra los venezolanos en el exterior, que ahora sienten la desesperación de querer salir de esos países en los que gobiernos enemigos del nuestro, como Perú, Ecuador, Brasil y Colombia, les colocaron obstáculos para el trabajo y la vida e instigan para que salgan de sus territorios, despertó la solidaridad humana de este pueblo y gobierno para rescatar y traer de vuelta a esos venezolanos maltratados en países de gobiernos traidores a la patria grande. Este país tiene mucha dignidad y ha demostrado históricamente que sabe resistir y es valiente y embraguetado. Por eso rescatamos y traemos a los nuestros.

Los venezolanos que buscaban “paraísos” donde trabajar y vivir sin la crisis que confrontamos y fueron víctimas de la política perversa de desprestigiar a Venezuela con la mentada “crisis humanitaria”, o del autoengaño en que cayeron unos por creer que otros viven mejor y por ello iban a encontrar trabajo y buen trato, hoy están arrepentidos. En sus rostros vimos la alegría de volver y sentir que estaban en la tierra que los protege, en la que  siempre viviremos momentos de felicidad como también de tristezas, de bienestar, de país con la mejor legislación laboral de América, de país en que tenemos todo y lo conseguimos todo. Y regresaron gracias a la misión “Vuelta a la Patria” de este Gobierno y por la dignidad que es propia del venezolano en cualquier lugar del mundo. Somos un país de pan de trigo, arepa y casabe como ningún otro y aunque esté en complicaciones y tenemos momentos amargos, ya sea por nuestras propias culpas o por la malicia de quienes quieren acabar con un proyecto de soberanía  y humanismo, es nuestro país. No lo olviden.

Beltrán Haddad

Abogado

Sobre Gabriel Ybarra