Justicia peruana postergó audiencia para decidir el arresto de Keiko Fujimori

domingo, 21 de octubre de 2018 02:44 pm

La justicia peruana postergó este domingo una audiencia en que debía decidir si enviaba a prisión preventiva por 36 meses a la líder opositora Keiko Fujimori, por supuestos aportes ilegales del gigante brasileño Odebrecht a su campaña de 2011.

Apenas iniciada la audiencia, la defensa alegó que faltaban documentos que debió entregarle la fiscalía y pidió más tiempo para armar sus argumentos, lo que fue concedido por el juez Richard Concepción Carhuancho.

“Se le da 24 horas a la fiscalía para que subsane los pedidos y una vez que lo haga convocaré de inmediato a audiencia“, dijo el juez, agregando que suspendía la audiencia “a fin de garantizar a cabalidad el derecho de defensa”.

Cuatro días después de ser liberada por orden de una corte de apelaciones tras pasar una semana detenida por el mismo caso, la hija mayor del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) volvió a comparecer este domingo ante un tribunal.

Se retiró de la sede judicial sonriendo, de la mano de su marido Mark Vito Villanella, sin hacer declaraciones a la prensa, tras el abrupto término de la sesión. El juez indicó que anunciará el lunes cuando se reanudará la audiencia.

El pedido de la fiscalía de prisión preventiva por 36 meses, el máximo plazo contemplado por la ley, amenaza la aspiración de Keiko de ser candidata presidencial, por tercera vez, en 2021.

Esperamos que la fiscalía cumpla con hacer bien su trabajo”, declaró la abogada de Keiko, Guiliana Loza, tras la suspensión de la audiencia.

Loza exigió al juez Concepción Carhuancho que se recusara, para que la causa pasara a otro tribunal, lo que el magistrado rechazó.

– “Contubernio entre fiscal y juez” –

El fiscal de lavado de activos José Domingo Pérez pidió el viernes prisión preventiva para 12 dirigentes y cuadros fujimoristas, encabezados por Keiko, a quienes acusa de recibir y encubrir 1,2 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht a la campaña electoral de Keiko en 2011.

La petición debe ser resuelta por Concepción Carhuancho, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, a quien Keiko acusa de estar confabulado con el fiscal Pérez.

“Siento que hay un contubernio entre el fiscal Pérez, el brazo en la Fiscalía, y el juez Concepción Carhuancho. Cada minuto, hay una pseudonoticia, una mentira acerca de nuestro partido y mi persona”, declaró Keiko en una entrevista con el diario Perú21 publicada este domingo.

“Intentan sacarme de la política, sepultarme”, añadió Keiko, de 43 años, quien fue abanderada presidencial en 2011 y 2016.

Perdió las dos veces en segunda vuelta en 2011 ante Ollanta Humala (2011-2016) y en 2016 frente a Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), quienes también son investigados por supuestos aportes de Odebrecht.

Otros dos expresidentes peruanos también están bajo la lupa de la fiscalía por la misma causa: Alejandro Toledo (2001-2006), quien escapó a Estados Unidos, y Alan García (2006-2011).

– Cuatro expresidentes –

Un exjefe de Odebrecht en Lima, el brasileño Jorge Barata, declaró ante fiscales peruanos que su empresa repartió dinero entre Keiko y los cuatro expresidentes en las campañas de 2006 y 2011, aunque todos ellos lo niegan.

Además de Keiko, Ollanta y su esposa Nadine Heredia han sido los únicos en ir a prisión preventiva por el escándalo de Odebrecht en Perú, pues permanecieron en prisión preventiva durante nueve meses.

El fiscal Pérez pidió la prisión “preventiva” para Keiko después de ser liberada el miércoles por una corte de apelaciones tras pasar una semana en prisión “preliminar”.

Los líos judiciales de los Fujimori vienen conmocionando a los peruanos desde hace casi un año, lo que ha afectado la popularidad de Keiko, la principal líder política de Perú.

También ha perdido apoyo su partido, Fuerza Popular, que gracias a su cómoda mayoría en el Congreso mantuvo maniatado al entonces presidente Kuczynski en sus 20 meses de gobierno hasta forzarlo a renunciar en marzo.

Sin embargo, el actual presidente Martín Vizcarra ha contenido los embates del Congreso, ganando popularidad por enfrentarlo abiertamente.

Keiko también libra una guerra fratricida con su hermano Kenji, de 38 años, por el legado político de su padre, de 80 años, quien conserva popularidad por haber acabado con la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso y controlar la hiperinflación heredada de su antecesor Alan García.

En tanto, el patriarca del clan permanece internado en una clínica de Lima bajo custodia policial desde que hace dos semanas la justicia peruana anuló el indulto que obtuvo en diciembre mientras cumplía una condena de 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad y corrupción.

Con información de AFP

Sobre Pedro Poller