Disturbios en Francia, una visión epistemológica de atención para la política internacional Por: Carlos Ellis

viernes, 14 de diciembre de 2018 09:12 am

Evaluando el comportamiento de los actores y operadores que dinamizan en el perturbado Sistema Internacional actual, se detectan anomalías y elementos impropios en alguno de ellos, esto estimula la dialéctica para el estudio de las ciencias del ámbito internacional; más aún,  si se trata de aquellos actores considerado de categoría desarrollado y comportamiento “centrista” para la política exterior, así como de estamento “liberal” en su dinámica social internas. Esta clase viene reportando perturbaciones en varios países en las casi dos décadas de este nuevo siglo; disturbios y alteraciones sociales que solo concibiendo la tendencia que lleva la aplicación de  su política y la presencia del interés de actores de peso internacional, podemos percibir a que obedecen; guerras en cubierta u operaciones de guerras no convencional que no solo son aplicadas bajo el interés en la territorialidad, los espacios, recursos o en países menos desarrollados; quebrantar la integridad política del país objetivo, da cumplimiento a intereses más supremos como el ser arquitecto de ese nuevo orden sergente para el contexto internacional.

Con respecto a las perturbaciones, recientemente Ucrania experimento un conflicto político (2013) que inicio por exigencias de trabajadores y sus reivindicaciones laborales en contra del presidente Víktor Yanukóvich, termino con la perdida de la península de Crimea adherida a Rusia;  la ubicación geoeconómicamente estratégica de Siria dio inicio a perturbaciones que la llevo a su desbastación territorial (2011) dejando una huella social imborrable; quizás la intensidad de los eventos en estudio no ocupe los niveles antes mencionados pero si es importante dar una aproximación a la totalidad referida a este país; “gaullista” (Quinta República de Charles de Gaulle, 1958) basado en la independencia nacional y la modernización económica de una manera intervencionista, un país con una política conservadora histórica, con el mejor registro de participación militar en dos siglos, una nación  con el mayor potencial nuclear actual en toda Europa;  una extravagancia que corresponde a Francia: Hoy sumergida en un laberinto político enturbiado por disturbios, manifestaciones  y expresiones  violentas que demandan a  su estructura política y de gobierno temas matemáticos y elementales como poder adquisitivo, imposiciones tributarias o el precio de  combustibles  que ahora trasciende la órbita nacional alertando el contexto para las relaciones de poder e interés internacional.

Ciertamente existe un reordenamiento en las relaciones de fuerzas que van configurando los nuevos proyectos globales donde todos los espacios políticos son de interés supremo, el cruce o actividad de estas corrientes para el interregno en tránsito condena las imprecisiones de los actores, o quizás los errores cuando se trata de disputar con poderes superiores. En este sentido, en el sistema de naciones, específicamente las europeas por su importancia política, económica y militar,  las políticas aplicadas deben manifestarse con seguridad por parte de sus mandatarios, motivado al interés hegemónico de los Estados Unidos de Norteamérica que da uso a gran parte de estas naciones como plataforma para su proyecto global, sin dejar de tomar en cuenta a los nuevos actores de peso que vienen configurando la nueva medula del poder mundial fundamentada en la actividad económica, comercial y militar como China, Rusia, India,  Turquía e Irán para el renglón  energético.

Esta superestructura guarda relación con el perturbado orden interno de Francia; una penalidad por rebeldía y cambios en las tendencias políticas y de interés para este ordenamiento. Emmanuel Macron, quien fue el hijo predilecto de Donald Trump para manejar la política en Europa se insubordino “Europa ya no puede hacer depender su seguridad solamente de los Estados Unidos”, dijo Macron, “Depende de nosotros hoy asumir la responsabilidad y garantizar la seguridad, por lo tanto, la soberanía europea” (agosto 2018), expresión que luego fue avalada con la propuesta para crear un ejército fuera de la Organización Tratado Atlántico Norte (OTAN) con el apoyo de la primera Ministro de Alemania  Ángela Merkel “Debemos tener una Europa que se defienda por sí misma, sin depender de Estados Unidos” (noviembre 2018).

Los disturbios en Francia son inducidos para quebrantar la estabilidad política y ser excluida del núcleo de poder surgente en Europa para inicio del 2020.

Francia es el primer destino en Inversiones Extranjeras Directas (IED) por parte de Estados Unidos y hay en Francia 4700 filiales de empresas estadounidenses que interviene en su economía con mucha fuerza,  emplean unos 544.000 trabajadores que son afiliados a las estructuras sindicales; las centrales sindicales francesas son reconocidas en el mundo por su modo de organización y repertorios de acciones utilizadas que presionan, jugando una partitura  singular como organización política que le permite diseñar entornos perturbando la política interna, e  incluso inducida por agentes externos como podría ser este caso.

La aplicación de decretos para el ámbito económico por parte del Gobierno central afecto esta naturaleza colectiva alterando el orden establecido,  abriendo un portal para que factores perturbadores como el conflicto social y disturbios se desarrollen de forma inducida, surgiendo el “Movimiento chalecos amarillos”. Es preciso tomar en cuenta para el estudio de las ciencias afines a la seguridad de cada nación y la participación de trasnacionales el siguiente enunciado, “que los niveles de vulnerabilidad que pueda presentar cada una de las naciones, es proporcional a su capacidad para fabricar medios de producción, menos vulnerable será ante los tentáculos corporativos de países hostiles. (F, Mansilla, 2018).

El rango epistemológico para el estudio de la estructura social francesa, es de clase media con tendencia ascendente, el proceso histórico de colonización francesa sobre otros territorios permitió un auge de inmigración de gran importancia; Argelia,  Costa de Marfil, Malí, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana y Chad entre otros; una estructura social que pasa a ser  un protagonista importante y no solo para la política económica, sino para el prestigio nacional  como lo fue el campeonato en  la “Copa mundial de futbol 2018”, un equipo constituido casi en su totalidad por inmigrantes africanos; cabe resaltar que Francia es el país de Europa con mayor población practicante del Islán (Musulmanes) que han llegado a poblar casi la totalidad de ciudades como Marsella y de toda su actividad comercial. La mayoría de esta clase social estando en  minusvalía en su relación con la clase media de Francia que vive y participa en el diseño de  la política del Estado de bienestar, presiono al presidente Macron  para exigirle que ellos también son parte de ese estado de bienestar pero aún no han recibido las bondades del Estado; este factor hizo que el presidente diera un viraje reconociendo el derecho de estas clases sociales emergentes a una posición similar a la clase ya establecida dentro del estado de bienestar a través de aumentos salariales justos que le permitieran por un poder adquisitivo, mayor participar del estado de bienestar. Estas políticas se pueden aplicar en Francia por que el Estado compuesto por las personas jurídicas y naturales produce los recursos necesarios para que hacienden en la misma proporción toda y cada uno de los individuos que en el estado francés participan. En consecuencia no es un estado de regalía ni populista, es un Estado de altísima racionalidad para la productividad.

Fuera del ámbito interno existen pronósticos del posible debacle económico en varios países  de la Comunidad Europea a partir del tercer trimestre del 2019, obligando tensiones y movimientos de interés sobre este tablero; entre los  factores que pugnan este planteamiento, tenemos la segura ejecución del BREXIT (salida del Reino Unido de la Comunidad Europea para marzo del 2019), la cual representa perder el 12% del PIB de este conglomerado, otro factor son  los nuevos mecanismos de intercambio comercial  fuera del euro o el dólar para el mercado energético impulsado desde Rusia que es responsable del 32% del suministro de gas,  e Irán que ya  plantea una moneda electrónica para el intercambio del 38% del suministro de petróleo a Europa con la finalidad de flexibilizar las sanciones impuestas por Estados Unidos. Un elemento de atención es el  abastecimiento directo de combustible a Alemania por parte de Rusia  a través del gasoducto “Nord Stream 2” en el mar Báltico, igualmente el populismo, la tasa de desocupación, la inmigración y el apoyo de Ángela Melker a Francia para la creación de un nuevo ejército para Europa;  son factores que hacen presión sobre todos los miembros de la Comunidad Europea que van configurando una nueva Europa para 7 como núcleo central del poder,  que ahora podría ser 5:  Alemania, Austria, Bélgica, Luxemburgo y Holanda  que plantea un referendo para su salida del bloque económico europeo;  Francia de no subsanar la turbulencia política podría quedar aislada en la nueva medula de poder  junto a Italia que experimenta dificultades económicas por el tema de la inmigración.

La lectura de este acontecimiento es el nacimiento de un movimiento social que analistas y expertos denominan “primavera francesa” o “Primavera europea” asegurando que socaba las bases del régimen político francés y detalla la fractura, debilidad y  falla de las democracias occidentales. La interpretación de estos analistas accidentales da a entender que sus orientaciones son parte de las multinacionales que dominan a la OTAN a los fines de que la nación de naciones europeas no se autonomice y se emancipen de los dictados imperiales impuestos desde los Estados Unidos. Europa sabe más que cualquier otra nación del planeta, por sus grandes revoluciones culturales y de guerras, como fábricas de experiencias,  tecnologías y de madurez,  de que hay que incorporar a los pueblos que de una forma u otra participan en la creación de plusvalía que han creado el estado de bienestar y para continuar con ese estado saben que tiene  que despojarse de esa plusvalía para que se incorpore esa estructura social al acenso, saben que si los de arriba suben los de abajo lo harán en la misma proporción. Esta es la diferencia entre la nación de naciones europeas y el imperialismo norteamericano.

MSC. Carlos Ellis     Analista Internacional. 

Instagram: @carlosellis1   twitter: @carlosellisc    Email: carlosellis1@gmail.com

Sobre

[fbcomments]