¿Punto de ruptura? Por: Maryclen Stelling

domingo, 13 de enero de 2019 10:46 am

En el panorama mundial resalta la fuerte repercusión que ha tenido la toma de posesión de Nicolás Maduro. Instancias internacionales, políticos, analistas, medios y redes concuerdan en plantear la investidura para el período de Gobierno 2019-2025 como un hito crítico para Venezuela, la región y el mundo.

Por su resonancia geopolítica, diplomática, comunicacional y hasta religiosa se constituye sin lugar a dudas en un punto de inflexión de carácter mundial. ¿Por qué será?

Sobre el tapete la legalidad y legitimidad de Maduro. Ciertas instancias internacionales, jugando a tribunal supremo y universal de justicia, cuestionan la “ilegítima” juramentación, conminan a la realización de nuevas elecciones presidenciales y advierten que “tomarán “medidas adecuadas” condicionadas al deterioro de la situación. Riposta Maduro y asevera “Tenemos una legitimidad poderosa, histórica, pero además tenemos una legitimidad concreta de votos”.

En el plano interno, sectores de oposición concuerdan con los alegatos de inconstitucionalidad, ilegalidad, e ilegitimidad del acto y no reconocen a Maduro. Se impone un fatalismo que acrecienta expectativas y apuestas por un cambio, venga de donde venga. Deslegitimada en sus decisiones y acciones, lentamente emergerá un nuevo espacio oposicionista crítico, dialogante y negociador. El chavismo -fortalecido en torno a la figura “legal y legítima” del recién juramentado Maduro, se debatirá entre el apoyo irrestricto versus la vigilancia crítica y la negociación.

De agudizarse la crisis económica, se agravarán los conflictos y la confrontación interna. Paralelamente recrudecerá la guerra político-mediática de relatos. Narrativas que servirán para expiar las propias culpas y responsabilidades ante la crisis; asimismo para atacar al adversario, magnificar triunfos y derrotas; imaginar nuevos mundos posibles afines a las parcialidades políticas. Se diluirán razonamientos y argumentaciones frente a las narrativas de conveniencia política. Suerte de banalización transmedia, efímera y fragmentada de la nueva realidad política. Desde los relatos transmedias, se instalará la producción de sentido que promoverá un chavismo “borracho de triunfo” y una emergente oposición en la búsqueda de su propia identidad y espacio político.

Indudablemente nos encontramos en una etapa decisiva que amerita del concurso de todas y todos.

Ruptura o reencuentro.

Maryclen Stelling

@maryclens

Sobre

[fbcomments]