Si nos liman el Esequibo Por: Earle Herrera

domingo, 13 de enero de 2019 10:33 am

El Cartel de Lima metió sus narices en el Esequibo –donde nace el sol de Venezuela-,  justo cuando la transnacional Exxon zampó las suyas en nuestro mar territorial.

La oposición  no dijo  esta es jeta mía y los medios de la derecha aplaudieron y desplegaron el ominoso comunicado injerencista.

Con efecto retardado, la AN en desacato aprobó un acuerdo tibio y llorón, en el que “exhorta a los países amigos del Grupo de Lima”.  ¿Amigos los que te  quieren limar el territorio?

Los  firmantes del exabrupto escupen para arriba por tener, casi todos, problemas  fronterizos entre sí. Chile y Argentina sangran por sus fronteras hasta más allá de Tierra del Fuego.

Perú y Ecuador no han resuelto su diferendo ni con las armas. Colombia se ha peleado con todos sus vecinos y más allá, con Nicaragua, por la isla San Andrés. Guatemala al igual que Venezuela, sufrió el despojo británico que hoy discute con Belice. Chile y Perú le mordieron su mar a Bolivia. Etcétera con puntos suspensivos.

Con el precedente del Cartel de Lima, mañana cualquier grupo  circunstancial de gobiernos se arrogará el derecho de  decidir sobre los diferendos de naciones soberanas. Pero más que “entregar” el Esequibo a la Exxon y Guyana (en este orden), ese Cartel  mira a Venezuela  como un botín a repartirse  después del asalto.

La ecocida ultraderecha de Brasil se anexará la amazonía venezolana. Guyana pretende llegar a donde lo hicieron los barcos de la Exxon. La oligarquía  colombiana coronaría su vieja obsesión sobre el Golfo de Venezuela. EEUU se quedará con la Faja del Orinoco que ya le ofertaron voceros de la derecha “nacional”.

El primer paso  lo dieron con el apoyo del Cartel de Lima a la incursión del buque de la Exxon, autorizado ilegalmente por Guyana.

La respuesta de la FANB les puso un “parao” en el sitio y  nuestra cancillería colocó los puntos sobre el Esequibo.

Con tardías y tembleques excepciones, la oposición    agradeció el comunicado del Cartel, en cuyo numeral 9 se condena al país agredido: Venezuela.

Aquí no caben mediatintas: nadie que permita limar el Esequibo merece gobernar a este país. Y todos aquellos que dejen limar la soberanía de la patria, tienen un solo nombre. Póngalo usted.

Earle Herrera.
Periodista/Profesor UCV
earlejh@hotmail.com

Sobre Gabriel Ybarra