Las cinco claves de la debacle del Real Madrid

miércoles, 6 de marzo de 2019 12:26 pm

Seis días… ese fue el tiempo que tardó el Real Madrid en decir adiós a una temporada horrible en la que venía agonizando desde hacía un buen tiempo (desde el despido de Lopetegui), profundizó con su derrota copera ante el Barcelona, exhaló su último aliento con la derrota liguera ante los blaugranas nuevamente y terminó de sucumbir con el esperpento frente al Ajax.

De las tres competiciones quedó fuera y con tres meses de competencia por delante, siendo lo peor de todo que de las tres se despidió en casa, un Santiago Bernabéu que antes era un fortín y ahora es una vecindad donde hasta “El Chavo” viviría tranquilamente.

La debacle tiene muchos matices, no obstante puede resumirse en cinco aspectos que evidencian como un equipo que vivió el segundo lustro más grandioso de su historia (el primero fue con las cinco Copas de Europa de Di Stefano), con cuatro Champions en cinco años -y un total de 14 títulos-, a esta campaña en la que se terminará sin títulos en la repisa.

5. Ahorros para un estadio que no se necesita

Desde hace un tiempo Florentino Pérez está obsesionado con inmortalizar su nombre en la historia madridista y no ser otro de los presidentes que pasan sin pena ni gloria por las oficinas de la entidad merengue; es decir que busca ser una especie de Santiago Bernabéu 2.0. Al parecer los títulos no le bastan –y eso que ha ganado bastantes-, por lo que su fórmula sería la de remodelar un estadio que realmente no lo necesita, a costa de no renovar a una plantilla que a todas luces si lo requiere.

Para esa misión de reconstruir el Bernabéu no solo endeudará al club (la inversión costaría alrededor de 525 millones de euros) también ha malvendido jugadores, ahorró en comprar figuras (la última fue James Rodríguez por 80 millones de euros) y dejó marchar a Cristiano al no renovarle, todo con el objetivo de tener el dinero suficiente para su espectacular estadio.

Así se verá el nuevo Santiago Bernabéu

El “Templo de la Castellana” es un estadio cinco estrellas y aunque los socios, influenciados por Florentino, vieron en su momento que la remodelación era algo importante, puede que perder a Cristiano, Zidane, oportunidades de fichajes, títulos… termine saliendo más caro de lo que esperaban.

4. La dejadez y la baja calidad de algunas estrellas

Si bien está claro que desde la dirigencia y la parte técnica se han cometido errores, los verdaderos protagonistas tienen gran parte de la culpa de lo sucede. La plantilla debía dar un paso adelante, dado las bajas que tuvo, pero cuando más se necesitó de sus figuras estas no aparecieron, mientras que otras bajaron su nivel forma impresionante.

Las figuras no responden

Entre los del primer grupo está un Bale que debía tomar el lugar de Cristiano y lo que ha hecho es empeorar. Entre malos gestos, lesiones y su insignificante relevancia en los partidos (13 goles en 34 partidos), se resume su peor campaña de blanco, cuando debía ser el líder; Kroos es otro que de un plumazo se borró y entre errores, indiferencia y desidia ha ido pareciéndose menos a ese jugador vital que era en el mediocampo blanco.

Ya en el segundo grupo están los Isco, el jugador con más talento en la plantilla relegado a la grada; Asensio, que empezó como titular y ahora trata de luchar por volver a su nivel; Casemiro, que de no ser por la lesión de Llorente no jugaría; Marcelo, al que su falta de solidez defensiva y un grandioso Reguilón le han pasado por encima; y Benzema, que a pesar de que lo ha intentado, asumiendo otro rol en ataque, todavía no llena las expectativas goleadores que se esperan de un delantero centro del Madrid (11 goles cuando Messi y Suarez, por ejemplo, tienen 25 y 16 respectivamente).

Ciertamente no hubo refuerzos; pero si entre los que se quedaron no responden y otros desaparecen, se obtienen los resultados que se están dando ahora.

3. Solari dijo que moriría con sus ideas… y “murió”

El entrenador argentino le habría dicho al presidente blanco recientemente en una reunión que mantuvieron que el moriría con sus ideas. Vaya que si cumplió. Aunque Solari ha tomado decisiones aplaudibles, hay otras que realmente lo dejan en muy mal lugar.

Con un global de cero goles a favor y cuatro en contra tras sus dos partidos ante el Barcelona, era claro que la ecuación no estaba dando y Solari en lugar de aplicar otras variables siguió usando las mismas esperando otros resultados, algo que evidentemente no sucedió. Otra goleada y otro título (el último en el que seguían con vida) perdido.

Solari desesperado por la situación

Algunas cosas estuvieron bien, otras decisiones fueron pésimas: no cambiar el sistema ante la indudable falta de gol fue un fallo garrafal; sobrexponer a los jugadores fue fatal, las lesiones de Vinicius y Lucas Vázquez lo demuestran; la falta de gol era evidente y dejar a Mariano en la grada, que tampoco resuelve mucho, pero era una opción, fue un error; confiar en jugadores que no estaban dando la talla, léase Bale, Kroos, Casemiro… y tener a talentos como Isco en el palco, por un pleito del que nadie sabe aún, es otra equivocación notable.

Confiar en uno es vital, pero asumir los errores y no prescindir del talento que pueden ofrecer otros es algo bueno. Solari no lo entendió y por eso se dictó sentencia él mismo con una goleada que quedará en el recuerdo de todos los madridistas.

2. Añoranzas en francés y en portugués

Estos son dos idiomas que se extrañan y mucho allá en Valdebebas. Y es que tanto la salida de Zinedine Zidane como de Cristiano Ronaldo han sido dos ausencias muy difíciles de asumir.

A Cristiano y Zidane se les etraña

Al final, parece que el galo si era tan sabio fuera del campo como dentro, porque él lo vio venir y cuando no lo escucharon se marchó. Pidió refuerzos para puestos específicos (recambios de Marcelo, Casemiro, Benzema…), que se renovara a Cristiano, que se diera salida a Bale…, se hizo todo lo contrario. Así sin más se fue el ganador de nueve títulos -las tres Championes consecutivas como joyas de la corona-, en detrimento de una plantilla hinchada de ganar y que ya necesitaba renovarse.

No solo se fue el que mandaba, también su comandante. Sin Cristiano no solo se perdieron 50 goles por temporada, además del goleador histórico del club (450 goles en nueve campañas), también esa entrega, esas ganas y ese sentimiento de no bajar los brazos que el portugués ofrecía y del que ahora adolece el Madrid.

Con el de Funchal la debacle ya se venía dando, de hecho la temporada pasada pese a sus goles solo se ganó la Champions, quedando el equipo tercero en Liga (a 17 puntos del Barça) y eliminado de Copa del Rey en cuartos ante el Leganés, pero tenerlo habría dotado a los merengues de ese plus goleador que necesitaban para la menos no haber caído en las tres competiciones en apenas una semana. El divorcio Cristiano-Madrid es un desliz que ahora se nota con más fuerza y da fe que hay veces que el orgullo hace cometer los peores errores.

1. Florentino Pérez y la planificación deportiva

El presidente blanco es, sin duda alguna, un as de los negocios. Su sapiencia en la parte gerencial no tiene parangón, porque ha conseguido levantar al Real Madrid a hitos insospechados: liderar en la lista Forbes como el club más rico del mundo (750,9 millones de euros), aumentar su fuerza a nivel internacional y hacerla una de las marcas más visibles del mundo del deporte; sin embargo, en lo que respecta a gerencia deportiva su sapiencia es inversamente proporcional a la que tiene en negocios.

Desde que prescindiera de la figura de un director deportivo -el último que fungió como tal fue Mourinho, quien compagino esa función a la de entrenador- es Florentino Pérez quien toma todas las decisiones con respecto a los fichajes y vaya si han causado revuelo. Puede que en números, algunas de sus ventas hayan beneficiado al club (los 80 millones por Morata, son un claro ejemplo), pero deportivamente no ha hecho más que debilitar a aquel equipo que ganó un doblete histórico.

Florentino es quien se encarga de los fichajes

Las ventas o cesiones de jugadores como Di Maria, Pepe, James Rodríguez, Morata, Kovacic, Danilo y sobre todo, Cristiano (malvendido por 100 millones de euros)… aunada a remplazos que o no han dado la talla o cuentan con pocas oportunidades (casos como los de OdriozolaBrahim Díaz o Mariano) hacen que las decisiones de Floentino sean muy cuestionables.

De los equipos de élite solo el Madrid no cuenta con la figura de un director deportivo que se encargue de planificar el rumbo de la temporada y de los fichajes. De hecho, de todos los fichajes que ha hecho Pérez sin esa figura, solo Kroos se ha asentado en el 11 titular; de resto son jugadores que vienen de la cantera, que ya estaban de antiguas gestiones o que los habían elegido Valdano en su momento y Mourinho después.

La incidencia de Florentino Pérez en la plantilla en lugar de aumentar su nivel lo ha disminuido. Esto sumado a que por negocios se imponga que juegue Bale o Benzema, resta mucho el margen de maniobra de cualquier entrenador, sino pregúntele a Ancelotti que ya en varias oportunidades se ha quejado de eso.

La caída estrepitosa del Madrid de las tres competiciones en apenas una semana es una tragedia para el equipo, pero puede tomarse como la gran oportunidad para reformarse y volver a armar un equipo ganador. Aunque solo Florentino tiene la llave y de lo que decida saldrá una nueva escuadra merengue que podrá redimirse, dándole el brillo a un escudo histórico que tarde o temprano luchará por todos los títulos una vez más.

Resultado de imagen para real madrid

El Madrid debe rearmarse

Fuente: Meridiano

Sobre pjp

[fbcomments]