Precios suben tras la pista del paralelo

jueves, 25 de julio de 2019 09:10 am

Ya en dos días el precio de los alimentos evidenció un incremento que oscila entre 26 y 100 por ciento. El movimiento telúrico que mueve al alza y desde sus bases la cotización del dólar de mercado o paralelo, arrastra sin duda en la misma tendencia al importe que deben pagar los venezolanos por los insumos que necesitan para comer.

Desde hace años se vincula directamente el incremento del dólar no oficial con el incremento de los productos que integran la cesta básica alimentaria. Los comerciantes alegan que los ajustes que registran los precios tienen que ver, desde ese sector, con la necesidad de contar con el dinero necesario para reponer la mercancía.

“Si yo compro un producto a ocho mil bolívares, pero cuando debo reponerlo me cuesta treinta mil ¿cómo hago para volver a comprarlo si no tomo las previsiones? Es muy poca la gente que lo entiende y cree que todo se trata de especulación. Resulta que cada eslabón de la cadena va ajustando sus precios de acuerdo a cómo le afecta la subida del dólar, porque todos adquirimos lo que necesitamos a precio del paralelo no del dólar oficial”, explicó el señor Zambrano, dueño de un pequeño negocio de alimentos en Vista Alegre. 

El hecho es que por ejemplo ya un pollo entero subió de 11 mil a 16 mil bolívares, es decir 45 por ciento más en apenas tres días.
Un kilo de carne se estaba expendiendo en Bs 23 mil, ya toca casi los 29 mil bolívares en mercaditos de Coche, es decir 26%.

La infaltable harina de maíz que llegó a costar 9 mil 900 bolívares ya se encuentra en algunos sitios a 11 mil bolívares y en otros en 13 mil, equivalente a 11 y 31 por ciento.

Un informe de la Cámara de Comercio de Maracaibo registró que el 92% de las empresas usan como referencia en sus transacciones en bolívares al tipo de cambio informal.

En días pasados, Giorgio Cunto, economista y científico de datos de Ecoanalítica, proyectaba el nuevo aire que impulsaría el precio del paralelo, así como el “comienzo de una nueva explosión hiperinflacionaria”.

Para Cunto la estabilización del paralelo que se observó por un lapso de dos meses aproximadamente, se acabó en definitiva.

Mientras que el economista Leonardo Buniak califica como “una paradoja” que el paralelo esté desprendiendo su ruta respecto al dólar oficial “a pesar de la restricción del crédito bancario por parte del BCV, que ha supuesto una brutal caída en la actividad económica, el dólar paralelo suba sin parar. Un mercado seco en bolívares, con presiones cambiarias solo demuestra una cosa: falta de confianza”.
Los economistas Jesús Casique, Asdrúbal Oliveros y Henkel García coinciden en que el aumento del dólar negro es una corrección.

Coinciden también en que la sobrevaluación de la moneda actualmente no obedece a la lógica.
“El tipo de cambio paralelo está subiendo. En esta oportunidad veo una corrección. El nivel de sobrevaluación de la moneda es elevado, un sinsentido en un entorno de agresiva restricción externa. A pesar del alza de los últimos días, el “dólar” sigue siendo barato”, tuiteó hace unos días Asdrúbal Oliveros sobre el tema.

Estiman, y en ello todos concuerdan, que el ajuste del dólar no oficial que había quedado rezagado respecto a la inflación, era esperado porque las condiciones generales en el manejo de la economía no han cambiado con enmiendas que eliminen las causas de fondo que impulsan su apreciación. Jesús Casique considera que el paralelo está marcadamente “sobrevaluado con una variable volátil”.

La preocupación que ocupa a los entendidos es que se restrinja todavía más el consumo, por cuanto se profundizaría la imposibilidad de que los venezolanos adquieran lo que necesitan para subsistir, en cuanto a alimentos se refiere, ya que aún más han subido los precios de productos de aseo doméstico y personal, así que estos se adquieren todavía menos.

Fuente:2001

Sobre pedro poller

[fbcomments]