Egipto acusa a oficina de ONU de querer politizar muerte de Mursi

miércoles, 19 de junio de 2019 08:28 am

El Gobierno egipcio acusó hoy al Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU de intentar «politizar» la muerte del expresidente Mohamed Mursi, después de que el organismo pidiera una investigación «rápida, imparcial y transparente» por parte de autoridades independientes.

En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Ahmed Hafez, calificó las declaraciones ayer del portavoz de la oficina de la ONU, Rupert Colville, como «un intento de politizar de forma deliberada un caso de muerte natural».

Hafez consideró que esas declaraciones incluyen «muestras de sospecha» y tienen como objetivo «socavar las instituciones del Estado egipcio y la imparcialidad de la judicatura egipcia».

El portavoz agregó en la nota que las palabras de Colville «no son aceptables» y denunció que la ONU ha llegado a «conclusiones inválidas sin evidencias ni pruebas».

Colville dijo ayer, tras el fallecimiento de Mursi el lunes durante una vista en un tribunal, que «al encontrarse bajo custodia de las autoridades egipcias en el momento de su muerte, el Estado es responsable de garantizar que (Mursi) fue tratado humanamente».

«La investigación, por tanto, debería tener en cuenta todos los aspectos del tratamiento de las autoridades hacia Mursi con el fin de analizar si las condiciones de su detención tuvieron alguna influencia en su muerte», agregó el representante del Alto Comisionado.

El portavoz egipcio aseguró que el Gobierno de El Cairo debatirá las declaraciones de Colville al «más alto nivel» porque no son «objetivas y profesionales».

El portavoz de la oficina que dirige la alta comisionada Michelle Bachelet subrayó ayer que las investigaciones deben ser realizadas por autoridades independientes de aquellas que supervisaron la detención del exmandatario en los pasados seis años.

Mursi fue arrestado durante el golpe de estado militar del 3 de julio de 2013, que acabó con el breve mandato que había iniciado menos de un año antes tras ganar las primeras elecciones democráticas celebradas en Egipto después de la revolución de 2011.

Desde su derrocamiento a manos del actual presidente, Abdelfatah al Sisi, Mursi había permanecido en la cárcel, en un régimen casi de aislamiento, sin visitas de sus familiares y abogados, ni acceso a tratamiento médico.

El expresidente falleció el lunes a los 67 años de edad durante una sesión de uno de los juicios en su contra en un tribunal de El Cairo y fue enterrado ayer de madrugada en un cementerio de la capital, sin que las autoridades hayan hecho público aún el informe forense sobre las causas de su fallecimiento.

Tanto su familia, como abogados y organizaciones de derechos humanos han denunciado que Mursi no recibía la atención sanitaria que requería para su diabetes y otras afecciones, y que su estado de salud se había deteriorado en los pasados años, algo que han rechazado las autoridades.

Fuente: EFE

Sobre gabriel ybarra

[fbcomments]