San Francisco alerta por brote de covid-19 en prisión de San Quentin

jueves, 2 de julio de 2020 04:28 pm

En pleno repunte de casos de COVID-19 en California, la histórica prisión de San Quentin, en las inmediaciones de San Francisco, se ha convertido en uno de los principales focos de la pandemia en la región, y las autoridades investigan este jueves si la muerte de un segundo preso se debe al coronavirus.

Joseph S. Cordova, de 75 años y condenado a muerte por la violación y asesinato de una niña de ocho años en 1979, falleció en su celda el miércoles por la tarde y, a falta de que se disponga de los resultados de la autopsia, las autoridades sospechan que podría haber muerto como consecuencia de COVID-19.

Si se confirmase que el coronavirus fue la causa de la muerte de Cordova, se trataría del segundo fallecido por este motivo en el penal en una semana.

De los 2.613 casos activos de coronavirus que se han detectado en las prisiones de California, casi la mitad (más de 1.100) se concentran en el penal de San Quentin, uno de los mayores del estado y el único que alberga condenados a muerte, pese a que California lleva años sin ejecutar a ninguno de ellos.

Además de reos, también se han infectado más de un centenar de funcionarios de prisiones y otros trabajadores del penal, lo que ha creado alarma en la región por el riesgo de transmisión fuera de la cárcel.

A diferencia de otras prisiones, San Quentin se encuentra en una área muy poblada y solo a veinte minutos en coche de la ciudad de San Francisco.

Pese a que en la prisión de Chino ya se había detectado un brote de coronavirus antes del traslado, a los 121 presos no se les hicieron tests antes de su llegada a San Quentin.

Fuente: EFE

Sobre gabriel ybarra

[fbcomments]